La Madre de la Vida

La Batalla por Thulla

El desembarque les habia traido sorpresas, pero los aventureros no serian tan facilmente disuadidos de su mision. Con cuidado, se acercaron a la amurallada ciudad magica. Las puertas estaban derrumbadas, y alrededor de los restos, cuerpos de guerreros Zenythri.

Esto no pintaba bien.

Ya adentrados en la ciudad, encontraron las calles vacias, y los edificios con claras marcas de batallas. Fue hasta despues de un par de horas que vieron la primera señal de movimiento: arlequines danzantes. Estos acababan de destruir a un hechizo viviente. Volteando a ver a los aventureros, amigablemente se acercaron, saludaron, y advirtieron de los hechizos. Despues, se marcharon.

Perplejos, los aventureros no tuvieron otra opcion mas que continuar. Aunque misteriosa, esta tranquilidad estaba siendo demasiado molesta. Pero esto habria de cambiar, al ver a lo lejos la luz que demarcaba una pelea. Apresurandose, vieron a un Glabrezu terminar de destruir a un pequeño grupo de danzantes. Al verlos, el demonio carcajeo. Era el mismo que los habia enfrentado en Jaelen, hace tanto tiempo! Ahora, dijo el, terminaria con ellos.

Pero los aventureros habian crecido y mejorado: las dagas de Mianissa y las flechas de Aleit certeramente acertaban al enemigo, y los artilugios de Theudrik cambiaban el flujo de la batalla. Pero no fueron ellos quienes acestaron el ultimo golpe: un enano aparecio como si de la nada, y con un impresionante golpe, dio muerte al Glabrezu. Acompañado de un mediano, estos se presentaron como Harten y Jackie Chun, aventureros separados del resto de su grupo. Explicaron que Thulla habia sido invadida por al parecer dos diferentes fuerzas, y que habian obligado al grupo a separarse. La mayoria de los magos habian retrocedido a la ciudad interior, pero todavia habia algunos sobrevivientes, y los demonios los estaban cazando. El par guio a los aventureros a su temporal guarida, en donde tres Thullim se encontraban. Uno se presento como Varnias, archimago. Les explico que los Malvocadores habian atacado, pero estaban siendo repelidos. Otra fuerza desconocida llego desde el puerto, arrazando con las pocas defensas que habia. Forzados a retroceder, los magos se apresuraron, y habian dejado a muchos atras. Los Malvocadores habian traido un artefacto que convertia los hechizos en cosas vivientes: con eso activo, los magos no podrian defenderse con facilidad. El grupo considero que seria necesario investigar primero, y partieron.

En su camino, una curiosa figura, vestida de arlequin, se les presento. Ofreciendo sacar cartas de un extraño mazo, les explico que la suerte era un factor muy importante en sus vidas. Si suerte tenian, tal vez una carta les ayudaria con eso.

El grupo tomo sus cartas, y los resultados fueron variados… Ivellyos, el valiente guerrero medioelfo, perdio su vida. Pero William logro tener un deseo… el cual invirtio en dar el mundo de vuelta a los dragones. El resto del grupo lo miro horrorizado, dandose cuenta de las implicaciones de tal cosa. Pero, satisfecho, el druida considero que su parte en la historia habia terminado, y se separo del grupo. No teniendo la voluntad de avanzar sin reconsiderar las cosas, regresaron a la guarida.

Atormentados en la noche por visiones, voces y sueños, decidieron continuar y buscar provisiones. El viaje fue fructifero, y hasta lograron encontrar a mas sobrevivientes. Unidos, se planteo la idea de reactivar las defensas de Golems de los magos, cosa que hasta ahora habia sido imposible. Abriendose paso, los aventureros tomaron control de la torre, y restauraron las defensas, dando un merecido respiro a los sobrevivientes. Los magos, agradecidos, revelaron que la Academia tenia, probablemente, la mayor cantidad de sobrevivientes, y le permitirian a Armeyaf el hacer uso de sus hechizos.

El grupo se dirigio hasta alla, presenciando como los demonios lidiaban con un puñado de magos. Al presentarse en la Academia, fueron recibidos por lo que restaba de los magos, quienes revelaron que las pocas defensas de Thulla casi habian sido nulificadas. Estas estaban basadas en el gran sello que flotaba en los cielos… un sello de Nevecial! Pero el acceso estaba en el Bastion, el cual estaba siendo asediado. Armandose de valor, los aventureros, acompañados de magos Thullim, partieron hacia el Bastion. Ahi, vieron una lucha entre zenythri y los arlequines, en la cual participaron. Velese, el Arlequin de la Obsesion, estaba acompañado por otra enorme creatura, que luchaba contra un gran Jashar’Ghen. Al cabo de unos segundos, los aventureros mostraron sus habilidades, lo cual comenzo a molestar a Velese. Mando a Valssir, poderoso mago gnomo, a lidiar con ellos. Pero los aventureros eran inteligentes, y lograron contrarrestar los hechizos del gnomo. Hasta que llego un punto en que Velese se harto, y desencadeno el poder de la Obsesion: el grupo, exceptuando a Mianissa, fue controlado por el arlequin. Despues de esto, lo que restaba de la fuerza zenythri fue destruida. Aun bajo el control del Arlequin, estarian a punto de subir… pero un factor importante se presento. El Arlequin de las Paradojas hablo con Mianissa, preguntandole si queria que hiciera algo al respecto, a costa de la posible salud mental de sus amigos. Mianissa, no viendo otra opcion, accedio. El Arlequin de las Paradojas aparecio, y tras una ligera platica con Velese, libero la fuerza completa que tenia. Una cegadora luz lleno el lugar, rompiendo los encantamientos que todos traian encima. La enorme creatura se quito su mascara, mientras que los danzantes desaparecieron. Mianissa aprovecho, y ejecuto a Valssir. Los aventureros recuperaron el control de sus mentes, y buscaron a Velese, quien habia escapado. Mianissa comenzo a seguirlo, pero fuertes pasos metalicos la detuvieron. De la entrada del Bastion salio arrojado el cuerpo del Arlequin, inconsciente. Al cabo de un segundo, otro cuerpo fue arrojado, el de un hombre armado con el simbolo de la Casa de Amin, sobrepuesto en un sol. Pero los pasos seguian, hasta que una figura se revelo.

Mezzernach.

Comments

richterbrahe

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.