Umaro

Armeyaf dormía, y su mente se llenaba de sueños, visiones, pesadillas. Multiples colores y formas sin sentido se presentaban ante él, murmurando un secreto significado, imposible de comprender. Un camino a seguir, sin marca ni dirección. Su despertar fue brusco, traido de vuelta a la realidad por pura fuerza de voluntad.

Y lo primero que vió, a meros centímetros de su cara, eran un par de oscuros ojos. Umaro lo observaba. Esas grandes orbes negras revelaban inteligencia, propósito, malicia. Pero hubo algo mucho más desconcertante, más preocupante, tal vez un truco de su mente, o rezagos de sus sueños. Pero Armeyaf podría jurar que detrás de la mirada de su sapo, esas formas infinitas e indescriptibles acechaban.

Umaro es el sapo familiar de Armeyaf. Un día, simplemente estuvo ahí. El mago desconoce de donde proviene, pero se siente incapaz de abandonarle. Siendo un familiar, cuenta con mayor inteligencia de lo normal. Pero hay algo más. Parece que Umaro sabe mucho más de lo que debería.

Y su amo no parece ser Armeyaf.

Umaro

La Madre de la Vida data